5 versículos de la Biblia que demuestran que el amor de Dios es extraordinario

La Bilia nos habla del amor de Dios y dice que Él lo ha derramado por nosotros, sin embargo como humanos limitados que somos, usualmente nos cuenta entender la profundidad y grandeza de este amor.

Nuestros preconceptos de la palabra “amor” nos limitan ha una idea humana del mismo, mientras que el amor de Dios es diferente: No es un amor ordinario, sino que sobrepasa los límites.

A diferencia de todas las historias de amor que el mundo nos presenta, Dios nos ofrece una forma de amor que jamás conoceremos. Como su creación y por su amor, Él dio a su hijo para morir por nuestros pecados y entregarnos el camino a la reconciliación con Él. El ha pagado un precio incalculable que ninguna historia de amor en la tierra podría comparar.

Aquí dejamos algunos versículos que nos ayudan a recordar la magnitud de este amor que Dios nos da cada día, y que nos comenzó a dar desde antes del inicio de los tiempos.

Nos ama y nos da vida eterna

Juan 3:16-17 – “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.”

Nos regala la gracia de ser llamados Hijos de Dios

1 Juan 3:1 – “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.”

Nos salva de la ira por la sangre de Cristo

Romanos 5:7-9 – “Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno.
Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.”

Nos libera de la esclavitud y nos hace herederos

Galatas 4:4-7 – “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley,
para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.
Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: !!Abba, Padre!
Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.”

Nos asegura que nade nos podrá separar de su amor

Romanos 8:38-39 – “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”

Comentarios

comentarios

Related Posts